Cliente irrespetuoso

Cómo lidiar con clientes irrespetuosos y difíciles

El cliente es el rey, pero a veces, puede ser necesario quitarle la corona a los rebeldes. Su negocio puede estar funcionando bien y está recibiendo excelentes críticas, pero en ocasiones, un cliente puede volverse tan grosero que puede poner a prueba su arduo trabajo.

Antes de comenzar a buscar estrategias para lidiar con un cliente difícil, el primer paso debe ser separar a los clientes insatisfechos de los irrespetuosos. Si un cliente no está satisfecho con la calidad de su producto o servicio, tiene todo el derecho a expresar su insatisfacción. Es importante comprender que cuestionar su política o comunicar su descontento es francamente justo.

Solo si las cosas empeoran, cuando su cliente no puede controlar su enojo y recurre al abuso verbal, debería realmente tener que tomar un camino diferente. ¡Siga leyendo para descubrir cómo puede salir ileso y civilizado de un encuentro de prueba con un cliente grosero!

Mantén tu humor

Todo comienza con controlar su propio enojo cuando se trata de la comunicación con el cliente. Todos sabemos que es más fácil decirlo que hacerlo. Pero situaciones como estas necesitan que seas una persona más grande. Mantenga la calma mientras su cliente despotrica, ya que a menudo puede evitar que pierda a un cliente valioso.

La mayoría de las veces, todo el alboroto se trata de un mal producto o servicio y resulta que usted es un desafortunado objetivo de su ira. Entonces, sea cual sea el problema que lo desencadena, recuerde no tomárselo como algo personal. En lugar de eso, siente empatía y hazles saber que los escuchan y que reconoces cómo se sienten.

Exprese los hechos y tranquilícelos

Al explicar la posición de su empresa, siempre exponga los hechos y luego mantenga su posición. Por supuesto, señale de manera respetuosa dónde está equivocado su cliente, pero nunca lo insulte. Bríndeles tantos hechos como sea posible para mostrarles cómo están juzgando mal la situación.

Haga todo esto sin dejar de respetar su opinión y preocupación. Tranquilícelos acerca de las reparaciones que se pueden hacer y escuche reflexivamente repitiendo lo que dijeron y preguntándoles si lo entendió todo correctamente. La mitad del problema ya está resuelto cuando su cliente se da cuenta de que le importa.

Profundice en el problema

A veces, cuando un cliente descortés es irracionalmente irrespetuoso, la razón real detrás es bastante razonable. Desde el principio, adopte un enfoque proactivo para llegar al meollo del asunto. Pregúntele a su cliente qué espera de usted y cómo puede solucionar un problema.

Sea sincero en su interacción y no haga promesas que no pueda cumplir. Incluso si el cliente se queja de un problema que no existe, sugiera algunas alternativas antes de decirle que podría estar equivocado.

Sepa cuándo dejar al cliente

Casi cualquiera que haya estado en el negocio por un tiempo sabe que algunos clientes simplemente no son buenos para usted. Cualquier cliente con el que trabajes debe tratarte con respeto y ninguna excusa puede absolverlo de esa responsabilidad social. Sin embargo, si su cliente continúa siendo agresivo y grosero, disculpe para continuar la conversación más tarde.

Si el cliente aún no se mueve, agradézcale por su negocio y sea lo más respetuoso posible. Su cliente puede ser incluso más grosero al escuchar esto, pero debe tomar el camino correcto una vez más. Mantén la calma y recuerda que es tu empresa y solo tú puedes elegir con quién quieres trabajar.

Palabra final

Si bien nos encanta mantener nuestras relaciones comerciales, es importante reconocer que algunos clientes simplemente no están destinados a ser nuestros. No solo pueden ser agotadores financieramente, también pueden ser agotadores emocionalmente. Por lo tanto, si un cliente no es más que un problema, ponte firme y dile que tienes trabajo que hacer.